Clichés tuiteros

Por Carlos Arasaki (*)

Imaginen cómo sería el fútbol si en cada ataque el equipo azul lanzara un pelotazo frontal, el 6 del equipo rojo rechazara de cabeza, su compañero que juega de 8 pescara la segunda pelota y alargara para el 4, quien a la carrera y sin mirar enviara un centro para la llegada de nadie. Así durante los 90 minutos.

Imaginen ahora si la comunicación transitara ese mismo camino: el de contar siempre lo mismo de la misma manera. O mucho peor aún, que por más distintas que fueran las jugadas, el relato igualmente se agotara siempre en la secuencia de pases entre el segundo central, el volante por afuera y el lateral derecho.

El fenómeno de los clichés tuiteros resaltado en esta nota (https://www.a24.com/actualidad/listo-lo-dije-los-100-cliches-mas-comunes-twittter-n823693) es la traspolación del conjunto de frases hechas del relato deportivo al campo virtual: equipo que gana no se toca, técnico que debuta gana, penal bien pateado es gol, dos cabezazos en el área es gol, el 2-0 es el peor resultado, los clásicos se ganan, etcétera.

Las redes sociales de los medios de comunicación se tejen con materiales cada vez más parecidos. El tuit industrializado se lleva puesto al artesanal, por trazar un paralelismo con la frase del colega Sebastián Varela del Río sobre los futbolistas con inventiva y de los otros.

Román dijo alguna vez: “Correr, corre cualquiera, jugar al fútbol es más complicado”. Entonces, tuitear, tuitea cualquiera. Comunicar es un poco más difícil.

DIRECTO AL PUSKAS”

MÁS O MENOS”

HERMOSA MAÑANA, ¿VERDAD?”

PEGALE COMO QUIERAS”

QUEDATE CON QUIEN TE MIRE…”

SE PICÓ”

YA NO ESTOY TAN SEGURO “TODO LO QUE ESTÁ BIEN”

(*) Periodista en A24com y docente en Deportea.